Filtrar por

Muestras
Muestras
Corbatas.es tiene una calificación de 4.7 de 5 en eKomi según las calificaciones de 17.

Corbatas para señoras, corbatas para servicios, corbatas para la restauración

Nuestras corbatas para señoras están pensadas para el personal de servicio, puesto que siempre la tenemos del mismo color de la corbata de caballero. La corbata de señora no hay que anudarla, puesto que viene anudada y sólo hay que subir el nudo al cuello. El nudo se lleva de forma distinta que en las corbatas de caballero, se lleva ajustada al cuello y no se posa sobre la camisa. Tenemos corbatas de señora de pura seda que no se pueden adquirir en el mercado. En total mide 100 cm y al usarla las dos partes que cuelgan bajo el cuello son de unos 25-30 cm.

Corbatas para el servicio

Corbatas de señora preatadas

La corbata femenina se ha impuesto sobre todo en las profesiones de servicios. Quedan especialmente bien en combinación con una blusa a juego. También ofrecemos ropa a juego para la ropa de servicio y de negocios.

Filtros activos
  • Muestras: Desnúdate

Tanto en el ámbito privado como en el de los negocios, las corbatas de señora son un elegante reclamo.

Cuando las mujeres anudan la corbata de señoras, destaca su inusual diseño. No es una corbata corriente, sino un homenaje estilístico al arquetipo de la corbata.

Nuestra gama incluye numerosas variantes de seda pura o microfibra fina, que son casi siempre de color liso. Las corbatas para damas no sólo dan buena imagen en los negocios. El inusual captador de miradas también se ve inusualmente bien en ropa casual elegante.

Con un cambio de tono, la corbata de las damas despliega un carácter completamente diferente. En un monocromo amarillo-naranja, el accesorio tiene un aspecto vital y amable. Este acento va tan bien con la moda femenina veraniega como con el personal de servicio en la terraza de un restaurante de excursión. Un diseño gris claro o negro subraya la elegancia del vestuario y la seriedad de la misión corporativa o privada. Una corbata de mujer en cálido burdeos o rojo medio es un acento chic para los padrinos de boda civil o el traje festivo en Navidad.

Moderna y coherente: corbatas de servicio para la vestimenta de negocios

Hoy en día, ningún terrícola reflexivo duda de la igualdad de derechos de las empleadas. Sin embargo, las asociaciones culturalmente establecidas duran más de lo que los pensadores progresistas desearían. En la moda empresarial para mujeres, este hecho puede verse como una oportunidad para destacar visualmente las competencias personales. Un elemento recurrente que conecta a todos los actores de una empresa forma parte de las estrategias de gestión eficaces. Por lo tanto, se cristalizan buenos argumentos para las corbatas de las mujeres:

Adiós a los tópicos de los papeles: las corbatas de las mujeres avanzan

Un viaje a la historia agudiza el juicio para el presente. Los pañuelos anudados con arte o una corbata simplemente elegante han sido un accesorio de la moda masculina desde tiempos inmemoriales. A lo largo de las épocas, la forma típica de la corbata se desarrolló para la apariencia competente de los hombres de éxito. La racionalidad, la fuerza, el poder y la decisión se consideraban características típicas masculinas en la cultura occidental.

Ahora entran en juego las corbatas como símbolo masculino original. Al principio, las mujeres deportistas recurrían a la corbata femenina cuando montaban a caballo, navegaban o montaban en bicicleta para posicionarse como competidoras a las que había que tomar en serio. Las activistas por los derechos de la mujer se sumaron a esta tendencia antes de que estrellas legendarias como Marlene Dietrich contrastaran a propósito su feminidad con un look andrógino.

Empieza con éxito con corbata y cerebro.

Tonos sutiles o colores radiantes, esta decisión depende de usted y no cambia el poder de persuasión del accesorio. Si anuda la corbata de señora, avanzará rápidamente hasta convertirse en una pieza favorita de su cartera textil. El fino extra en estilismo es chic, individual y la guinda del pastel para una apariencia segura de sí misma en los retos privados o profesionales.