de 25.01.2011 17:55 , Klicks: 6377

¡Combinar, no colapsar!

¡Combinar, no colapsar! Lo que no combina por mucho que queramos. Con la mano en el corazón: ¿Tiene estilo? Sinceramente diría: por supuesto. Bien, entonces ya ha cumplido las condiciones previas para una presencia bien cuidada. Por ahora sólo ha escogido prendas que le sienten bien y probablemente no tenga otra cosa en el armario. Incluso en lo que a los colores se refiere, su armario está perfectamente combinado y ordenado según tonalidades. Perfecto. Sin embargo: algo siempre puede salir mal.



Merece la pena prestar atención a las posibles combinaciones a la hora de crear un fondo de armario, no sólo por la parte estética, sino también por la financiera. ¿Combina el nuevo jersey con una chaqueta más deportiva? ¿Es la camisa perfecta para la corbata? Precisamente es en las prendas pequeñas en donde vale la pena pensar antes de comprar. El traje, la camisa y la corbata están sujetas a unas reglas y no existe mucha variación.



En un Outfit más relajado se le da más importancia al tacto para combinar. Pero el esfuerzo merece la pena. Chinos, jerseys y camisas que combinen no sólo ahorran dinero sino que también ahorra tiempo por las mañanas cuando éste apriete.



Sin embargo: hay combinaciones que no funcionan. Aún cuando el color y el corte entonen perfectamente, algunas de estas composiciones dejan a uno con los pelos de punta. El peligro más grande acecha cuando intentamos acercarnos a la moda tradicional. La presencia de una corbata advierte una atención especial, ya que aquí la combinación es peligrosa.



Quien lleve una corbata con un jersey debajo produce el efecto de la mezcla de un niño de mamá y un ingeniero pasado de moda de los 50. Pero algunos asesores contemporáneos se resisten y logran aumentar esta crueldad con una camisa de manga corta. Y hablando de manga corta: ni hablar de combinarla debajo de un traje de chaqueta! Lo mismo va para las chaquetas más deportivas, tweeds o blazers. Ahora bien, para éste último y con un polo podría ser una excepción.



Tampoco quedan bien las corbatas y los vaqueros. Vienen de mundos completamente diefrentes y sólo en pocas ocasiones se pueden combinar. Por ejemplo en fiestas en las que vista unos vaqueros modernos Stonewashed con una camisa y una corbata estrecha negra.



Con el tweed se puede meter mucho la pata. Proveniente de la moda campestre inglesa, es una prenda cada vez más querida. ¿Por qué no transmitir un aire rústico sin caer en el abismo de la moda hortera? Sus tonos verdosos y marrones, a menudo escondidos, tiene algo decente. Pero por favor no con una corbata clara o luminosa, ésta no armoniza bien y destruye el modelo. A los tweeds les queda bien tonos oscuros, a ser posible con lanas o, si prefiere lo tradicional, con una corbata club de seda morgado o de popelín. También puede intentarlo con diseños Pasley. Muy divertido para la oficina es la vestimenta de ocio. El tweed o prendas de lana entonan perfectamente con un pañuelo de seda. 



En general debe evitar las corbatas en tonalidades claras. Una corbata clara transmite la impresión: "ya que tengo que llevar traje, por lo menos intento llamar la atención con la corbata". Ésta domina entonces al modelo completo y desvía la atención de su rostro.  Esto es otro tema a tratar en nuestro blog de la moda...



Moda business internacional
Encuentre una buena tienda de ropa para caballeros

Productos sugeridos de nuestra tienda

Corbatas por cinco EURO Corbatas por diez EURO Corbatas por quince EURO Corbatas por veinte EURO Gastos de envío Carro de Compras Pago Contacto Corbatas.es Logo